07Jul

Hacer bien la tarea previa y aprovechar las oportunidades que nos ofrece la virtualidad son las claves para garantizar tu mejor desempeño en cualquier entrevista remota.  

Estés cara a cara o con pantalla de por medio, la etapa de preparación, instancia previa al encuentro con el reclutador, es de gran importancia siempre. El primer paso es investigar sobre la compañía y la actualidad del sector económico en el que se encuentra. Además, de ser posible, informarte acerca de tu entrevistador también puede ser una buena idea. Todo esto te servirá para reafirmar tus intereses, adaptar tus respuestas al entorno laboral al que aspiras ingresar, y formular preguntas específicas que te den una idea acabada de cómo se trabaja en esa organización u empresa.

Que la entrevista sea remota en vez de presencial no tiene porqué tener una connotación negativa. Por el contrario, piénsalo en términos deportivos: se elimina la “localía” de la oficina y se pierde el aura de autoridad del entrevistador detrás de un escritorio, lo que ayuda a nivelar el campo de juego con ambas partes ubicadas detrás de sus respectivos ordenadores.

Ahora bien, más allá de esta aparente nueva horizontalidad, estás en una nueva vitrina que tienes que aprender a usar para mostrarte de la mejor manera. Por eso, presentamos una serie de buenas prácticas que te permitirán estar un paso adelante en tus próximas entrevistas en línea.


Antes de la entrevista

Prepárate para el desafío 

En este punto no hay diferencias respecto de una entrevista presencial: tienes que estar preparado para responder por qué deseas unirte a la empresa u organización, cómo su misión compatibiliza tanto con tu carrera profesional como con tus aspiraciones personales, y el valor que podrías agregar en el puesto específico al que aspiras.

Lo ideal es que pienses y practiques de antemano tus respuestas, de modo de sentirte más seguro y confiado. También es muy importante que tengas definidas tus propias preguntas a los entrevistadores, para demostrar conocimiento e interés en relación a la empresa y al puesto para el que te postulas.


Elige un lugar tranquilo y bien iluminado, y usa la decoración en tu favor

Las entrevistas virtuales brindan una visión íntima de tu espacio y organización personal. Por eso, escoger un rincón tranquilo, ordenado y bien iluminado es muy importante para causar una buena primera impresión frente a quien te evalúa.

Si tienes un cuadro atractivo o algún objeto interesante que pueda entrar en el cuadro como por casualidad, puedes usarlo para llamar la atención de tu entrevistador. Tal vez encuentren algún gusto en común que dispare una conversación amena.

Si encuentras el momento propicio, también puedes observar el entorno de tu entrevistador y hacerle algún cumplido o pregunta respetuosa que rompa el hielo y facilite la charla. 


Chequea que todo funcione correctamente

Es muy importante que antes del encuentro verifiques varias veces que todo marche tal como esperas: tu conexión a Internet, la cámara, el audio y el micrófono. También necesitas corroborar en qué plataforma se hará la entrevista y si requiere la descarga de alguna aplicación específica como Microsoft Teams o Skype, para tener todo listo con tiempo.

Además de prolijidad, esto mostrará al reclutador que te preparas como debes para cumplir con tus compromisos. 


Ten un plan B

La conexión a Internet puede fallar cuando menos lo esperas. Lo crucial es que no entres en pánico. Tus entrevistadores seguramente atravesaron alguna situación similar otras veces y, si te sucede, lo entenderán perfectamente. Lo mejor que puedes hacer es chequear tener datos móviles para una videollamada y saber cómo convertir tu móvil en un punto de acceso Wi-Fi para conectar tu ordenador.

Si bien la forma de hacerlo depende de cada móvil, muchos modelos tienen un acceso directo a Mobile HotSpot pero también puedes llegar allí a través de “ajustes > conexiones > Mobile HotSpot” en Android, o “configuración > compartir Internet” en iOS.  


Vístete para la ocasión 

Es importante que indagues el perfil de la empresa no solo para conocer sus valores, misión y visión, sino también para saber cuán formal o descontracturada se muestra. Si hablamos de etiqueta, el movimiento más seguro y correcto es apuntar a algún atuendo “business casual”: prendas más informales que la ropa tradicional de negocios, pero aún así de apariencia profesional. 

Si bien la tentación puede ser grande, usa un atuendo completo aunque solo vaya a estar visible tu torso. Tal vez creas que si usas pantalones deportivos o pijamas estarás más cómodo, pero cualquier mal movimiento puede revelar tu secreto.

Además, debes considerar que vestir para la ocasión cumplirá con mostrar que la posición te interesa, a la vez que te dará un plus de seguridad.


Durante la entrevista

Personalidad, contacto visual y entusiasmo

Más allá de mostrar tu conocimiento técnico y de la empresa, es importante que des una idea de quién eres como persona y que te muestres como una excelente adición cultural para la organización.

Tu entusiasmo no tiene que reducirse a sonreír, también es necesario expresar porqué te entusiasma la oportunidad de ser entrevistado y de obtener el puesto. En lo que a lenguaje no verbal respecta, muéstrate atento y toma notas, especialmente si están respondiendo a alguna de tus preguntas.

Aunque lo más común durante una videollamada es mirar la pantalla, esfuérzate por posar tus ojos en la cámara para que quienes te entrevisten conozcan tu mirada “cara a cara”. El contacto visual es clave en una entrevista, no importa que sea remota. 


Ten una taza de café o té a mano 

Bebe un sorbo de té o café durante el encuentro. A simple vista puede que parezca contraproducente, pero te dará tranquilidad y transmitirá esa misma sensación a quien te entrevista.

Una de las claves para una selección exitosa, además de la preparación al detalle, es adoptar un enfoque zen frente al proceso. Crear una atmósfera tranquila te permite distanciarte un poco de tus ganas de recibir una oferta laboral y concentrarte en tener una discusión sustantiva sobre la empresa y cómo estás posicionado para ayudarla a cumplir con sus objetivos.  


Saca provecho de lo inesperado

A lo largo de estos meses pudimos ver en Internet un sinfín de interrupciones graciosísimas con niños, mascotas y parejas distraídas que irrumpen en plena entrevista. Esto puede pasarte a ti también. Toma cuantos recaudos estén a tu alcance para evitarlo, pero si sucede, sácale provecho y muestra tus habilidades para manejar situaciones estresantes.


Después de la entrevista

Muestra interés 

Unos días después, contacta al reclutador por correo electrónico para demostrar cuánto deseas el puesto y agradecerle por su tiempo. Una buena estrategia es hacer mención a fragmentos de la charla que consideres destacables.

¡Éxitos en tu próxima entrevista!

María Chehín

Periodismo y Comunicación Institucional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *